16. UN  NUEVO TRIMESTRE DE ILUSIONES (11-15 de enero)

 

 

1º ciclo:nuevo-trimestre-1

ANTES ERA TAN PEQUEÑO

QUE NO SABÍA LEER.

AHORA APRENDO LAS LETRAS

Y SÉ CONTAR HASTA DIEZ.

DESPUÉS, CUANDO SEA GRANDE,

LAS ESTRELLAS CONTARÉ

Y ESCRIBIRÉ MUCHOS LIBROS AL DERECHO

Y AL REVÉS.

Nota: hacer ver a los alumnos/as la importancia de la escuela y del aprendizaje.

Rezamos un Ave María y un gloria.

 

2º ciclo:

nuevo-trimestre-2Dicen que una vez, había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, decía: " POR FAVOR AYUDEME, SOY CIEGO".

Un hombre que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, lo dio vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue.

Por la tarde el hombre volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas.

El ciego reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él quien reescribió su cartel y sobre todo, que había escrito.

El publicista le contesto: " Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras", sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: " HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA".

Nota: Cambiemos de estrategia cuando algo no nos sale bien, y podríamos obtener un mejor resultado.

Rezamos un Ave María y un gloria.

 

3º ciclo:

¿Cuál es el sentido profundo de las actividades diarias que realizamos?

La pregunta es fundamental. De ella depende el gozo o la frustración con que vivamos, o el impulso vital que nos moviliza en nuestros trabajos, oficios o profesiones.

Una historia medieval puede ayudarnos a comprenderlo.

“En una ciudad, a unos hombres que labraban la piedra en una plaza, les preguntaron un día:nuevo-trimestre-3

-Tu, ¿Que haces?

- Estoy picando piedras - contestó el primer hombre sin levantar la vista.

- ¿Y tú? - Le preguntaron al segundo.

- Estoy trabajando - Contestó alicaído.

- ¿Y tú que haces? - Interrogaron al tercero.

- ¿Yo? - Dijo sonriendo con su rostro iluminado y la piedra entre sus manos

- ¿Yo? Estoy construyendo una catedral.

Aquí esta el secreto mas profundo para saber si la vida la vivimos nosotros gozosamente o si la amargura nos envuelve en lo que realizamos.

Podemos picar piedras todos los días. Podemos acudir a nuestros trabajos moviéndonos como autómatas. Podemos fatigarnos procurando el dinero o el pan de nuestros hijos. Podemos vivir neuróticamente creyendo que nuestras metas son las cuentas bancarias y las inversiones.

Si. Podemos " sobrevivir" de ese modo. Pero permanentemente nos estaremos estrellando contra una roca que nos despedaza. Y además una sensación de vacio habitará en nuestro interior. La sabiduría de la vida esta precisamente en tener el gozo de " construir una catedral", de tener proyectos y sueños amplios, de trascender a lo cotidiano.

Cada hombre debe, " soñar un proyecto de vida, y no desmayar hasta que ese proyecto se realice".

Convendría que cada uno de nosotros diariamente pudiera responder a esa pregunta:

- ¿ Tí, qué haces?

Nota: De nuestra respuesta depende el gozo o la tristeza con que vivamos.

Rezamos un Ave María y un gloria.