7. ¡DONDE HAY AMOR ALLÍ ESTÁ DIOS! (26-30 de octubre)

 

 

1º ciclo

amor-alli-dios-1Había una vez un niño que era muy feliz, aunque no tenía muchos juguetes ni dinero. Él decía que lo que le hacía feliz era hacer cosas por los demás, y que eso le daba una sensación genial en su interior. Pero realmente nadie le creía, y pensaban que no andaba muy bien de la cabeza. Dedicaba todo el día a ayudar a los demás, a dar limosna y ayuda a los más pobres, a cuidar de los animales, y raras veces hacía nada para sí mismo.amor-alli-dios-2

Un día conoció a un famoso médico al que extrañó tanto su caso, que decidió investigarlo, y con un complejo sistema de cámaras y tubos, pudo grabar lo que ocurría en su interior. Lo que descubrieron fue sorprendente: cada vez que hacía algo bueno, un millar de angelitos diminutos aparecían para hacerle cosquillas justo en el corazón. Aquello explicó la felicidad del niño, pero el médico siguió estudiando hasta descubrir que todos tenemos ese millar de angelitos en nuestro interior. La pena es que como hacemos tan pocas cosas buenas, andan todos aburridos haciendo el vago.

Nota: Y así se descubrió en qué consiste la felicidad, y gracias a ese niño todos sabemos qué hay que hacer para llegar a sentir cosquillitas en el corazón.

Rezamos un Ave María y un gloria.

 

2º ciclo

CUENTO: EL NIÑO QUE ALEGRÓ A UN PAÍS

Había una vez un país triste en el que todos estaban tristes. No había nada especial allí, la gente era normal y llevaban vidas normales, pero eran tristes. Un día nació un niño que era realmente bueno: siempre pensaba en los demás, era ordenado y alegre, obedecía a la primera.... y así con todo. Y resultó que este niño hacía que la gente que le conocía dejara de estar triste, y tuviera ganas de imitarle y ser como él, y empezaron a ser alegres y alegrar a otros. Y allá donde iba el niño, iba transformando el país triste en un país alegre, y como viajó a todas partes, al final transformó el país entero, y el que antes era un país triste, pasó a llamarse el País de la Alegría.

Nota: El ser bondadoso transmite mucha alegría.amor-alli-dios-3

Rezamos un Ave María y un gloria.

 

3º ciclo

DECÁLOGO DE LA CONVIVENCIA

1. Ama a tu prójimo tal como es con sus virtudes y sus defectos. Tu misión no es criticarlo ni despreciarlo, sino ser una ayuda y un ejemplo.

2. No tomes a mal sus ofensas ni sus ingratitudes. Él escomo es y tú también tienes tus defectos. Enséñale, con tu compresión y tu tolerancia, que hay otra manera de ir por la vida.pero no lo intentes hacer, devolviéndole mal por mal. No funciona.

3. Respétalo no pensando ni diciendo de él nada negativo. Seguro que tiene algo que te gusta o que admiras. Destaca y comenta eso y no pienses en lo negativo, porque con ello sólo pondrás de manifiesto tu lado malo. Que también lo tienes.

4. Hónralo. En algún aspecto, seguro que te aventaja. Procura, pues, imitar eso. Y entretanto, piensa que en ese aspecto, es tu maestro.

5. No mates las oportunidades de ayudar. Cada oportunidad de ayudar no aprovechada la habrás perdido para siempre. Y sólo el aprovecharlas te hará realmente feliz.

6. No hagas mal uso de tu energía física, emocional ni mental para perjudicar a nadie, ni derrochándola. La energía es algo de lo que no eres dueño, sino administrador. Si haces mal uso de ella la perderás.

7. No prives a tu prójimo de sus éxitos, sus oportunidades o sus alegrías. Haz tuyos sus problemas e interésate por sus cosas. A todos nos gusta que no quieran y nos respeten, no sólo a ti.

8. Alaba sus virtudes, tanto si está presente como si no. Si le alabas lo bueno, harás que sea mejor y tú serás mejor.

9. No envidies sus triunfos. Alégrate de ellos como si fuesen tuyos. Lo mismo que el aire limpio lo respiramos todos, los éxitos y los triunfos de cualquiera, de un modo misterioso, nos benefician a todos si sabemos alegrarnos. Pero nos hacen desgraciados si los envidiamos.

10. Está siempre alegre y alegra a los demás. La vida es tal como tú quieras que sea, esfuérzate por ver lo bueno y hermoso que hay en ella.

 

Estos diez mandamientos se resumen en uno: piensa que tu prójimo es como tú y tiene tus ilusiones y sus capacidades y sus flaquezas y sus debilidades, y espera de ti, como tú esperas de él, una mano tendida, es decir, un poco de amor. Ámalo y lo harás feliz y tú lo serás con él.

Rezamos un Ave María y un gloria.

 

amor-alli-dios-4